Me invitaron a hacer éste ejercicio, una narración en el que se supone que debo ayudar a inspirar a más personas a cambiar una situación con la que no estén conformes o a darse la oportunidad de probar cosas nuevas en beneficio de su bienestar. Pero creo que fundamentalmente es una tarea de auto reflexión que creo es bonito compartir.

Tengo 32 años y durante la mayor parte de mi vida no me preocupé por la actividad física ni por reflexionar demasiado lo que consumía. Cuando cumplí 27 años me diagnosticaron endometriosis, no sé si fue esa la razón, pero entre los tratamientos y entre que vivo fuera del país – en un país con comida muy rica y engordadora – en el transcurso de 3 años subí 17 kilos. Mi cuerpo y mi cara cambiaron, la ropa dejó de servirme y vino la frustración y el miedo a seguir aumentando.

WhatsApp Image 2017-02-01 at 11.35.39 AM

Soy feminista y he intentado toda mi vida luchar contra los prejuicios y los estereotipos, pero ahí estaba, confundida porque por un lado quería aceptarme con mis cambios, pero por otro también tenía que reconocer que no me sentía tan a gusto, por estética sí, fundamentalmente por estética, por comodidad y porque me preocupaba perder el control.

Decidí asesorarme de un nutricionista y así fue como conocí Live Life y a María Paula Estela. Hubo conexión con ella desde el principio; lo que más valoro es que no se trata de una especie de venta de ilusiones donde te prometen resultados mágicos en tiempo record. Tratan el tema con toda la ética del mundo, con herramientas médicas y de entrenamiento físico donde el principal componente es el compromiso personal. En la primera consulta me enteré de que tenía los triglicéridos y el colesterol disparados, pero yo ya había notado cambios negativos: no dormía bien, tenía migraña, me dolía la cintura…

Han pasado dos años y medio tras los cuales han cambiado muchas cosas en mi estilo de vida y la verdad es que me siento mucho mejor, de mejor humor, sin sueño constante, con más energía, etc. No quiero pontificar sobre lo que los demás deban hacer. Sólo que ha sido parte de todo este proceso, y siento que esos cambios me han hecho sentir físicamente más fuerte, y claro, el tema de entrar en la ropa me gusta, pero trato de que esta experiencia me enseñe muchas más cosas.

Y ahí voy, aprendiendo cada día, aprendo de mi cuerpo que pasó de no correr si quiera a alcanzar el bus a poder trotar más de 4 km de corrido, que me ha enseñado que todo lo bueno que hago por él, me lo devuelve con creces. Aprendo de la constancia y de ser un ser humano, un ser humano al que le fascinan los tacos y no se los piensa dejar de comer. Pero también un ser humano al que le gustan los retos y que es capaz de hacerse cargo de sí mismo y de la vida que quiere tener; que no le intenta imponer su estilo de vida a nadie y que procura su espíritu con el mismo ahínco con el que lo hace con su cuerpo.

Pilar Rey

Ninguna parte del desarrollo, contenido, o retroalimentación publicado en esta pagina web puede ser reproducida sin la aprobación escrita de Live Life - Nutrition for the Soul.
Copyright © 2010 - 2016 Live Life Nutrition for The Soul.
Todos los derechos reservados
Categorías: Bienestar, Testimonios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *