El cambio llega acompañado de la paciencia

Para entender la influencia que Live Life Nutrition for the Soul tiene, ahora, en mi vida, debo volver algunos años atrás.

Desde que tengo uso de razón, les puedo decir con toda certeza que conocí la palabra “gordura”. En cuarto de primaria, lo recuerdo como si fuese ayer, aprendí qué era la “dieta”, y resultó ser el complemento perfecto para iniciar mi obsesión con el peso y crecer llena de inseguridades y baja autoestima.

20161007_150804No era una persona completamente feliz, siempre me sentía mal después de comer, comía muy poco y con un gran cargo de conciencia o aguantaba hambre, en fin…

Hace un año, me tomé seis meses para mí, entendí que, si no era capaz de quererme, aceptarme o al menos superar una o dos cosas de las que me hacían insegura, no tendría una vida plena y se me dificultaría lograr mis objetivos. Aquí comenzó el cambio, un poco tarde, pues iba a cumplir 23 años.

En abril del 2015 decidí ser vegetariana (la tercera mejor decisión de mi vida), poco a poco comencé a sentirme bien conmigo misma (nunca sucedía). Luego de una temporada de altos y bajos, mi cuerpo de distintas maneras me comunicó que algo le faltaba. Me sentía sin energía, mucho sueño, no sentía que rendía con todas mis obligaciones y el gimnasio realmente no me hacía efecto, así que eso me deprimía mucho.

Tomé mi segunda mejor decisión, ser paciente de Live Life (no les miento, la segunda mejor decisión).

A veces no nos alcanzamos a imaginar como una “simple” guía sobre cómo comer, qué necesita el cuerpo o aprender lo que los alimentos hacen por ti, pueden cambiar la manera como ves la vida.

En tan solo tres meses, había superado la meta que me había propuesto, no sólo fue mi cuerpo el que cambió, mi mente también. Dejé de ver la comida como mi enemiga, ahora es mi mejor aliada, se puede decir que somos cómplices. Vivo y me siento más tranquila, mis inseguridades han disminuido (no se han ido del todo), algunas cosas todavía me pesan, pero mi desafío es entender todos los días que puedo lograr verme como quiero, de una manera saludable y sin poner en riesgo mi salud.

A pesar de todo, todavía mi gran debilidad sigue siendo los postres, el dulce, pero, aún así, ya no siento cargo de conciencia al comerlos, sino que, por el contrario, lo disfruto y me hacen muy feliz.

Por otro lado, les puedo decir que, por primera vez en muchos años, no escribiré en mis metas el siguiente año “bajar de peso” o “comer menos”. No saben cómo me llena de alegría eliminar eso de mi lista de metas a cumplir.

Sé que tengo poca edad, pero soy mi mayor crítica, y me he dado muy duro durante 24 años, así que el BienStar realmente está en quererse, conocerse y aceptarte tal cual eres, la perfección no existe, siempre algo no nos va a gustar, pero ese algo nos hace diferentes, y qué más se le puede hacer.

¡Convierte tus hábitos saludables en tus cómplices, te harán feliz y vivirás sin remordimientos!

Vilma Alexandra Blanco Meléndez

Los testimonios de nuestros pacientes no son publicidad, son la forma de mostrarle a la comunidad que el BieneStar se alcanza de muchas formas, y que la alimentación no hay que verla con ojos de dieta. Ellos son el reflejo de los tres pilares de nuestra comunidad. Los testimonios son reales, redactados por cada paciente que acepta compartir su historia para inspirar a otros sin intervención o restricción de Live Life Nutrition en el contenido del mismo.

Ninguna parte del desarrollo, contenido, o retroalimentación publicado en esta pagina web puede ser reproducida sin la aprobación escrita de Live Life - Nutrition for the Soul.
Copyright © 2010 - 2016 Live Life Nutrition for The Soul.
Todos los derechos reservados
Categorías: Bienestar, Testimonios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *