¿Por qué haces ejercicio si no lo necesitas? ¿Por qué te cuidas tanto con la alimentación si no lo necesitas? Son preguntas que suelen hacer las personas cuando ven a alguien delgado. Yo me pregunto entonces cómo estamos pensando acerca de “lo que se necesita”. Me pregunto si lo que se persigue es un peso. Me pregunto si el sentido de hacer ejercicio o alimentarse bien radica en solucionar un problema. Es decir, ¿hay que hacer ejercicio y comer saludablemente solo si hay sobrepeso, si se tienen problemas de colesterol, si se siente agotamiento extremo o se tienen problemas de azúcar, entre otros?

sofia

Por supuesto que el ejercicio y la comida saludable son los caminos más efectivos para atender inconvenientes de salud y resulta un reto cambiar hábitos y llevar al organismo a un nuevo funcionamiento. Es admirable. Pero que sea la oportunidad de reconocer a quiénes entienden en el ejercicio y en la comida sana un estilo de vida que responde al amor propio, lejos de la vanidad; al equilibrio mental y emocional, lejos de la obsesión; a la satisfacción personal, lejos de la competitividad.

Llegar a LiveLife y encontrar un grupo humano que enseña a conocer lo que somos, cómo funcionamos y, aquí sí cabe decir, que sabe lo que necesitamos, ha significado encontrar el balance y aprender todos los días de uno mismo. Porque lo que necesita todos ser humano, independientemente de su peso o cualquier condición física, es bienestar. Eso implica entendernos en una dimensión más amplia y tener como gran objetivo el sentido de vivir en armonía.

Desde mi experiencia, hay dos componentes fundamentales en este proceso que han hecho que valga la pena y que uno se aferre a sostenerse. El primero es la disciplina. El esfuerzo sostenido es difícil porque todos los días hay excusas reales y de peso para sabotearlo: poco tiempo, muchas ocupaciones, falta de gusto, no considerarse capaz. Yo pasé de muchos años de no hacer ejercicio a estar entrenando seis días por semana sin importar la hora, tengo claro que algún momento de mi día debe ser para poder darle a mi organismo la sensación de bienestar y equilibrio que tengo cada vez que termino una rutina. No importa cuál, no importa la hora, lo que importa es que en algún momento se fortalezca el cuerpo y la mente.

Y es ahí donde aparece el segundo aspecto: la mentalidad. Creo que lo más gratificante ha sido aprender a retarse cuando se trata de uno mismo, de querer llegar un poco más allá y de demostrarse que se puede siempre y que parece no haber límites porque en cuanto se conquista una meta, aparece otra. La alimentación y la mejoría en la condición física son un reto constante; se cambia, se prueba, se producen resultados, se encuentra bienestar. Pero más allá de eso, la conciencia que se alcanza de nuestro organismo, de lo que queremos, de lo que nos hace más sanos y más fuertes, le da sentido a todo.

Sofía Peña.

Copyright © Live Life Nutrition for The Soul, 2016. Todos los derechos reservados. Ninguna parte del desarrollo, contenido, o retroalimentación puede ser reproducida sin la aprobación escrita de Live Life Nutrition for the Soul.
Los testimonios de nuestros pacientes no son publicidad, son la forma de mostrarle a la comunidad que el BieneStar se alcanza de muchas formas, y que la alimentación no hay que verla con ojos de dieta. Ellos son el reflejo de los tres pilares de nuestra comunidad. Los testimonios son reales, redactados por cada paciente que acepta compartir su historia para inspirar a otros sin intervención o restricción de Live Life Nutrition en el contenido del mismo.
Ninguna parte del desarrollo, contenido, o retroalimentación publicado en esta pagina web puede ser reproducida sin la aprobación escrita de Live Life - Nutrition for the Soul.
Copyright © 2010 - 2016 Live Life Nutrition for The Soul.
Todos los derechos reservados
Categorías: Bienestar, Testimonios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *