Respira…

Antes de leer esto, respira profundo a través de la nariz, inflando tu barriga, hasta que sientas el aire ingresar en el último rincón de tus pulmones.

Respirar es uno de los muchos actos inconscientes que el cuerpo por si sólo lleva a cabo para mantenernos vivos. Cuantas veces en el día eres consciente de que estas respirando? Seguramente muy pocas.

Detrás de la respiración hay un mundo fascinante de regulación mecánica, biológica y energética que permite que diariamente disfrutemos de este mundo sin tener que estar pendientes de si nos estamos ahogando o no, no es esto increíble? :)

respira 2

Lo que pocos conocen es lo efectos que tiene una buena vs. una mala respiración en la cotidianidad del hombre. Por ser un acto inconsciente y del que no tenemos que preocuparnos mucho (a no ser que estemos sumergidos bajo el agua), echamos de menos la importancia que tiene el simple acto de respirar, en cada célula del cuerpo.

Desde la fisiología, podemos ver como una respiración corta, rápida y poco controlada tiene un impacto de desgaste en el cuerpo. Cuando respiramos a media marcha, sin llenar los pulmones adecuadamente, y sin inflar nuestra parte baja del estómago, la señal que le enviamos al cuerpo es una señal de peligro. El cuerpo entiende esto como un estado de alerta, pues la respiración de este tipo es la que se hace cuando usualmente se está en una situación de supervivencia (entiéndase algo como correr por la vida en una situación de peligro como un huracán, temblor, etc) activando así, el sistema nervioso simpático. Este sistema hace una descarga importante de hormonas, que elevan el gasto energético, el ritmo cardíaco, e incluso inhiben la secreción de jugos gástricos evitando una adecuada digestión. Se libera una hormona llamada cortisol (o la hormona del estrés) por activación de las glándulas suprarrenales, que suprime el sistema inmunológico, eleva los niveles de glucosa en sangre, y además dificulta la pérdida de peso.

Ahora, cuando estamos estresados como respiramos? Aunque no te des cuenta…así. Corto, rápido, sin mucha conciencia y sin mucha profundidad.

Que pasa entonces cuando respiramos con un poco de conciencia, con mayor profundidad y llenando cada rincón de nuestros pulmones?

La vida nos cambia. El sistema simpático deja de secretar su cascada hormonal y se activa el sistema parasimpático, se permite una adecuada digestión, se regula el nivel de glucosa en sangre, el ritmo cardíaco desciende y el gasto energético es estable. Esto entre muchas otras cosas. Viéndolo entonces desde el lado fisiológico el cuerpo se calma, el corazón late con mas calma, nuestra mente se tranquiliza, y entonces ahí nos damos cuenta que la vida es para disfrutar con cada respiro. Desde la parte espiritual y energética hay una conexión importante con cada célula del cuerpo, la alimentamos, la oxigenamos y le damos la libertad de que funcione correctamente. Dejamos de estar tan mal geniados, dejamos de ver el lado negativo de todo para empezar a ver lo positivo, y lo más increíble, nos volvemos más felices.

Entonces…por que no respiramos de verdad? Respira profundo antes de hablar, respira profundo antes de pensar en discutir, respira profundo cuando te enamores, respira profundo cuando las cosas no salgan tan bien, respira profundo cuando comes, respira profundo cuando estés en un trancón, respira profundo cuando recibes un triunfo…respira profundo, te cambiará la vida, por poco, serás más feliz!

Copyright © Live Life Nutrition for The Soul, 2013. Todos los derechos reservados. Ninguna parte del desarrollo, contenido, o retroalimentación puede ser reproducida sin la aprobación escrita de Live Life Nutrition for the Soul.

Ninguna parte del desarrollo, contenido, o retroalimentación publicado en esta pagina web puede ser reproducida sin la aprobación escrita de Live Life - Nutrition for the Soul.
Copyright © 2010 - 2016 Live Life Nutrition for The Soul.
Todos los derechos reservados
Categorías: Bienestar, Yoga

1 comentario

  • Jaqueline dice:

    Excelente artículo para reflexionar sobre la importancia de una respiración profunda en todos los mementos del día, ya que comúnmente se tiene la idea de que el simple hecho de respirar nos mantiene vivos sin pensar que la calidad de respiración determina en gran medida estado de salud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *