Dando vueltas y vueltas en Internet llegué a la página de Live Life, me enamoré de ella, de todas sus palabras y recetas; envié un correo solicitando información de sus consultorías con la misma escepticidad que el haber caminado por tantos nutricionistas nos puede cultivar. El correo de vuelta fue mágico, esa energía única de Live Life hizo me hizo pensar: “parece diferente, intentemos de nuevo”, y así fue. Llegué a Live Life y me encontré con una metodología con la que nunca me había topado, jamás olvidaré la frase de María Paula: “dime qué es lo que más te gusta comer sin pensar si engorda o no” y creí que era una pregunta más para ver qué tanta chuchería comía sin saber que detrás de esa frase no había nada más que la sinceridad de saber explícitamente “qué disfruto comer”.tati

Live Life me enseñó cómo funciona mi cuerpo, qué pasa si como mucho, poco. Qué pasa en mi cuerpo si no desayuno (¡nadie nunca me había enseñado!), por qué necesito agua, por qué necesito comer varias veces al día, cuánto es mucho o poco de un platico de arroz. Me enseñó todo eso sólo para que en mi vida no tuvieran que existir las restricciones (entendiendo que todo lo como con moderación), que si quiero un postrecito, me lo como sin remordimientos. Me enseñaron que no tengo que volverme una compradora loca del “mundo fit” para tener una alimentación balanceada. Me enseñaron tantas cosas para que hoy entienda que comer también es un placer y no tengo por qué privarme de nada.

Soy una paciente muy viejita y he tenido un proceso lento, se que mucha gente logra sus objetivos en dos o tres meses, yo me he tomado muuuchos meses, pero esa soy yo, he tenido mis recaídas pero gracias a Live Life he podido retomar el camino y volverlo un camino mejor para mi, hice cambios gigantes en mi vida de los cuales Live Life ha sido el protagonista y motor. Agradezco infinitamente a la vida por juntarnos en el camino y enseñarme tantas, tantas cosas. Más que “ir al nutricionista”, ir a Live Life hace parte de esos espacios que me doy a mi misma, que le doy a mi vida y a mi crecimiento como persona.

Es que, que te inviten a comer y no tengas que decir “no puedo comer postre, estoy a dieta” sencillamente ¡no tiene precio!.tati2

Gracias Live Life por darme herramientas para yo tomar mis decisiones y crear mi camino en armonía con mi cuerpo.

Tatiana Jaramillo
Ninguna parte del desarrollo, contenido, o retroalimentación publicado en esta pagina web puede ser reproducida sin la aprobación escrita de Live Life - Nutrition for the Soul.
Copyright © 2010 - 2016 Live Life Nutrition for The Soul.
Todos los derechos reservados
Categorías: Bienestar, Testimonios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *