La leptina es una hormona producida por el adipocito (célula grasa) y su función principal es la regulación de apetito por lo que se conoce como la “hormona de la saciedad”. También se encarga de la regulación a largo plazo del balance energético (lo que gastamos vs. lo que ingerimos), y la cantidad de grasa que almacenamos en nuestro cuerpo. Esta hormona ejerce su función en el cerebro (centro regulador del apetito), y está directamente relacionada con la cantidad de tejido graso que tenga un individuo.

Actúa de una manera muy sencilla:

Comemos -> Las reservas de grasas aumentan ->  aumentan los niveles de leptina ->  Comemos menos y gastamos más

Pero también ocurre todo lo contrario:

NO comemos ->  Las reservas de grasas disminuyen ->  disminuyen los niveles de leptina -> Comemos más y gastamos menos

LL_HORMONAS-4

En individuos con un porcentaje de grasa elevado, se traduce en niveles de leptina elevados. Y en teoría el cerebro “sabe” que hay suficiente reserva de energía y el hambre está controlada; pero el problema es que en éstas personas, la señalización de la leptina no funciona, pues se presenta resistencia a la leptina. Esto envía al cerebro un mensaje de alerta que conduce a recuperar la grasa que el cerebro piensa que le hace falta al cuerpo, a pesar de tener suficiente energía almacenada.

En consecuencia se producen cambios en la fisiología:

  • Aumentar la ingesta energética: Debemos comer más para no morir de hambre
  • Disminuir el gasto energético: Necesitamos conservar la energía, el cuerpo se torna perezoso y quemamos menos energía en reposo.

Stephan J. Guyenet, PhD, refiere que se han identificado mecanismos celulares que se asocian con la resistencia a la leptina como la inflamación, los ácidos grasos libres y niveles de leptina elevados, los cuales normalmente están aumentados en la obesidad, por lo que de ésta manera se crea un círculo vicioso: individuos más gordos y más resistentes a la leptina.

Aunque la regulación de la leptina principalmente está mediada orgánicamente, la alimentación es el principal aliado en la reducción de la inflamación inducida por la dieta, que contribuye a prevenir o revertir la resistencia a la leptina.

Los aspectos claves en éste sentido son:

  1. Evitar alimentos procesados, éstos alimentos pueden afectar la integridad del intestino y así promover la inflamación.
  2. Consumo de fibra soluble, ayuda a mejorar la salud intestinal, al aumentar la saciedad, se relaciona como un elemento en la dieta que protege contra la obesidad.
  3. La actividad física puede ayudar a revertir la resistencia a la leptina
  4. El sueño es parte fundamental de la regulación de los niveles de leptina.
  5. Los triglicéridos elevados, pueden impedir el transporte de la leptina en sangre y en el cerebro. Un consumo moderado de carbohidratos es una buena manera de contribuir a la disminución de los triglicéridos.
  6. El consumo adecuado de alimentos fuente de proteína mejora la sensibilidad a la leptina.

Cada uno de estos puntos es abordado en Live Life Nutrition dentro de la metodología del BieneStar, porque lo que hagamos por nuestro cuerpo con la alimentación, el ejercicio y los buenos hábitos llevan a la construcción de un estilo de vida que nos proporciona salud, bienestar físico, emocional y armonía con nuestro entorno.


Esta información es de carácter explicativo, no diagnostica ni cura patologías. Por eso es importante consultar con tu médico especialista y hacer un chequeo por nutrición.

Redacción Dra. Daniela Sarmiento, Nutricionista Dietista Live Life Nutrition for The Soul

Bibliografía

  • Allison MB,Myers MG Jr. 20 years of leptin: connecting leptin signaling to biological function. J Endocrinol. 2014 Oct;223(1):T25-35. doi: 10.1530/JOE-14-0404.
  • Jeffrey M. Friedman& Jeffrey L. Halaas. Leptin and the regulation of body weight in mammals. Nature 395, 763-770 (22 October 1998). doi:10.1038/27376
  • Jean L. Chan, Kathleen Heist, Alex M. DePaoli, Johannes D. Veldhuis, Christos S. Mantzoros. The role of falling leptin levels in the neuroendocrine and metabolic adaptation to short-term starvation in healthy men. J Clin Invest. 2003;111(9):1409-1421. doi:10.1172/JCI17490.
  • Laurent Gautronand Joel K. Elmquist. Sixteen years and counting: an update on leptin in energy balance. J Clin Invest. 2011;121(6):2087–2093. doi:10.1172/JCI45888.
  • Stephan J. Guyenetand Michael W. Schwartz. Regulation of Food Intake, Energy Balance, and Body Fat Mass: Implications for the Pathogenesis and Treatment of Obesity. J Clin Endocrinol Metab. 2012 Mar; 97(3): 745–755.
  • Frühbeck, S. A. Jebb and A. M. Prentice. Leptin: physiology and pathophysiology. Clinical Physiology. Volume 18, Issue 5, pages 399–419, October 1998. DOI: 10.1046/j.1365-2281.1998.00129.x
  • Janne E Reseland, Sigmund A Anderssen, Kari Solvoll, Ingvar Hjermann, Petter Urdal, Ingar Holme, and Christian A Drevon. . Effect of long-term changes in diet and exercise on plasma leptin concentrations. Am J Clin Nutr February 2001 vol. 73 no. 2 240-245
  • Salas-Salvadó JFarrés XLuque XNarejos SBorrell MBasora JAnguera ATorres FBulló MBalanza RFiber in Obesity-Study Group. Effect of two doses of a mixture of soluble fibres on body weight and metabolic variables in overweight or obese patients: a randomised trial. Br J Nutr.2008 Jun;99(6):1380-7. Epub 2007 Nov 22.

Copyright © Live Life Nutrition for The Soul, 2015. Todos los derechos reservados. Ninguna parte del desarrollo, contenido, o retroalimentación puede ser reproducida sin la aprobación escrita de Live Life Nutrition for the Soul.

Ninguna parte del desarrollo, contenido, o retroalimentación publicado en esta pagina web puede ser reproducida sin la aprobación escrita de Live Life - Nutrition for the Soul.
Copyright © 2010 - 2016 Live Life Nutrition for The Soul.
Todos los derechos reservados
Categorías: Uncategorized

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *