El cortisol es una hormona producida en nuestro cuerpo por la glándula suprarrenal (glándula encima de los riñones). El Cortisol tiene efectos sobre muchos órganos del cuerpo regulando el metabolismo de las proteínas, las grasas y los carbohidratos. Es una hormona regulada principalmente por el ciclo circadiano (ciclo repetitivo de luz/oscuridad), por lo que se encuentra elevada en las mañanas y disminuye a medida que nos acercamos a la hora de dormir.

La glucosa, que es el sustrato necesario para que tengamos la energía suficiente para realizar nuestras actividades del día a día, se almacena como glucógeno en el hígado y en los músculos. El glucógeno se envía a la sangre periódicamente según los alimentos que consumimos y las necesidades que vayamos teniendo de energía. Cuando los niveles de glucosa en la sangre están bajos, se aumenta el cortisol con el fin de aumentar la glucosa y proveernos dicha energía.LL_HORMONAS-2

De igual forma el cortisol se eleva ante situaciones de emergencia o estrés para ayudarnos a enfrentar los problemas. Cuando el organismo está sometido a una situación de estrés crónico, interno o externo, se aumentan en el organismo los niveles de cortisol y, al ser el único proveedor de glucosa del cerebro, tratará de conseguirla por diferentes vías: degradando proteínas musculares, por lo que destruye tejidos y se pierde masa muscular y cerrando la entrada de glucosa a otros tejidos.

Al no permitirse la entrada de glucosa a otras partes, ésta se acumula de manera exagerada en la sangre, lo que provoca el aumento de insulina y la elevación de estos niveles desencadenan un aumento del apetito. El cerebro es el órgano que más se ve afectado, pues al intentar aliviar el estrés con comida, se activa el centro de recompensa del mismo; en donde el hecho de comer alimentos en gran cantidad o poco saludables da una sensación de bienestar, pero una vez ha pasado el efecto, aparecerá nuevamente el deseo de consumir más de aquello que, aparentemente, produce relajación. El problema es que la ingesta no controlada de estos alimentos va a generar aumento del peso y porcentaje de grasa corporal, porque por lo general siempre buscamos aliviar el estrés con dulces, golosinas, harinas, postres, etc.

Sin embargo, no todo es malo para ésta hormona, ya que así como estimula el apetito y hace que se gane peso corporal en situaciones recurrentes de estrés, también es uno de los agentes encargados de utilizar los ácidos grasos como fuente de energía durante el ejercicio prolongado y de ésta manera disminuir la grasa corporal. Cuando el glucógeno se agota y estamos haciendo ejercicio cardiovascular a una intensidad moderada, el cortisol producirá energía a través de la lipólisis, que consiste básicamente en movilizar la grasa corporal.

En resumidas cuentas el cortisol se libera en condiciones de estrés y puede:

  • Aumentar nuestro apetito por comidas no muy saludables
  • Destruir nuestra masa muscular
  • Aumentar la quema de grasa en ejercicio
  • Aumenta el depósito de grasa en la parte media del cuerpo al estar estresados (visceral especialmente)
  • Aumenta la aparición de vellos
  • Estanca la pérdida de peso (incluso por el estrés constante de querer perderlo)

Y entonces, ¿cómo hacer para mantener el cortisol en valores adecuados? Para esto ten en cuenta los siguientes tips:

  1. Consume tus alimentos de manera tal que las reservas de glucógeno no se agoten y no te de ansiedad de consumir algo que no debes, haz tus 5 tiempos de comida.
  2. Si sufres de estrés, busca la manera de controlarlo sin que implique consumir alimentos poco saludables. Medita, haz yoga y respeta tus espacios de crecimiento personal.
  3. Ejercítate en duraciones e intensidades adecuadas para que utilices la grasa como fuente de energía.

 

Esta información es de carácter explicativo, no diagnostica ni cura patologías. Por eso es importante consultar con tu médico especialista y hacer un chequeo por nutrición.

Redacción Dr. Daniel Londoño, Nutricionista Dietista Live Life Nutrition for The Soul

Bibliografía

  • http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2895000/
  • http://med.javeriana.edu.co/fisiologia/fw/c391.htm
  • http://www.dralejandrocardenas.com/tpacientes05.html

Copyright © Live Life Nutrition for The Soul, 2015. Todos los derechos reservados. Ninguna parte del desarrollo, contenido, o retroalimentación puede ser reproducida sin la aprobación escrita de Live Life Nutrition for the Soul.

Ninguna parte del desarrollo, contenido, o retroalimentación publicado en esta pagina web puede ser reproducida sin la aprobación escrita de Live Life - Nutrition for the Soul.
Copyright © 2010 - 2016 Live Life Nutrition for The Soul.
Todos los derechos reservados
Categorías: Bienestar, Nutricion

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *