“Habrá un día en el que ya no podré correr ” …

Hoy era algo como ese día. Quienes corremos por afición hemos pasado por momentos difíciles, y todos sabemos lo que es estar lesionado, y sólo querer salir a correr sobre todo en esos días de excesivo estrés en el trabajo.

photo

Tener una lesión y estar fuera de las calles durante meses no es algo nuevo para mí, pero estar inscrita a una media maratón a más de 3.800 millas lejos de casa y lesionarme un mes antes es quizá mentalmente más devastador que simplemente no poder inscribirse. La historia se remonta a la primera semana de octubre , y el segundo mes de preparación para mi primera maratón en febrero del 2014. Acumulando en promedio 90-100 km al mes me sentía más preparada que nunca para correr mi segunda media maratón lejos de casa…..hasta que mi espalda comenzó a doler. Como lo hacemos la mayoría de corredores hice caso omiso a mi dolor y seguí mi camino hasta que me di cuenta de que el dolor era tan fuerte que no podía correr, caminar o incluso sentarme correctamente.

Así que volví al médico que me había visto años atrás por el mismo dolor, sólo para que me dijera que mis signos de compresión vertebral parecían haber empeorado y ahora me estaba mostrando síntomas de una compresión del nervio ciático, lo que terminó en una primera regla: NO CORRER!

Sí….pueden llorar conmigo :(

Así que empecé a buscar varias opiniones médicas para investigar lo que realmente estaba pasando ya que mis radiografías de la columna eran un poco viejas. Después de varios exámenes e incluso una ecografía de la cadera  (no sabía que era posible, especialmente después de escuchar a la enfermera preguntar- donde queda esa zona? – el examen no especificaba la cadera) Me dirigí de nuevo al médico con los exámenes, y me dijo  que mi compresión vertebral ya no existía….

WOHOOOO ……. pueden celebrar conmigo :)

Oh no….esperen….. “no hay nada malo en su columna, pero hay algo que en la cadera” Y sí, si miramos la radiografía de cerca, imaginen que fue tomada con un pie en un andén y el otro en la calle. Así se ve. Me enviaron luego a la horrible, claustrofóbica, dramática y escandalosa máquina de resonancia, a las 12 am. Recibí mi cumpleaños dentro de esa máquina mentalmente perturbadora…porque sí, quería escuchar que estaba perfectamente para correr la media maratón en 8 días. Lastimosamente el médico no pudo ver mi resultado antes de salir del país y fue así como llegué a la Media Maratón de U.S.A., con la única regla establecida…no correr, por lo menos hasta que me diagnostiquen.

¿Y ahora qué ….. debía correr? caminar? ninguna de las dos?

photo

Llegamos a la Expo a recoger la camiseta y ahí me di cuenta que era imposible abandonar la carrera. SM ni siquiera se había registrado pues en la última media maratón se prometió a sí mismo que nunca más volvería a correr algo más largo a 10k pues tiene una condición crónica en sus rodillas.

Pero aquí estábamos otra vez… contagiados por nuestro “Minion” interno y su NECESIDAD DE CORRER! Mirando a todo el mundo emanando felicidad, competitividad, satisfacción por logros cumplidos, y todo eso que sentimos el día antes de una carrera. Fue imposible no rendirnos y SM terminó registrándose, por lo que pensé que a la final, caminar 21k por mi cuenta no sería la peor pesadilla pues ahora éramos dos en el mismo tren :) por lo menos tendríamos que cruzar la línea de meta juntos a la velocidad de cualquier persona que estaba simplemente mirando la carrera, incluso si nuestros Minion’s estaban frustrados.

Pasamos todo el día pensando cómo apagar nuestro lado competitivo y la necesidad de simplemente correr sin importar que tan fuerte fuese el dolor, y ser racionales. Se nos ocurrió la idea de correr sólo la primera mitad, sin importa qué!  La Columna, la cadera y la rodilla son condiciones de grave a nuestra edad y de no ser conscientes podría tener grandes consecuencias en nuestros próximos 30 años de vida, por lo que llegamos a resolver que si las cosas son tan graves dejaremos la adrenalina de correr a un lado, sólo por poder caminar correctamente y sin molestias junto a nuestros hijos en los años que nos quedan, que ojalá sean muchos.

Así que llegamos después de montar en bicicleta al punto de salida, y programamos nuestro ego competitivo para correr SOLAMENTE 10k, que después de estar un mes sin entrenar era suficiente. Para nuestra sorpresa en el kilometro 6 estábamos en el punto más alto de la adrenalina, y simplemente nadie podía detenernos, sin dolor, y sin nada ahí para recordarnos que teníamos que parar.

Pero lo hicimos, y nos las arreglamos para ir contra Minion competitivo y decir NO, caminamos, corrimos, y trotamos, lo suficiente para satisfacer a nuestros Minion fanáticos del ejercicio, y cruzamos la línea de meta, sabiendo que no queríamos saber nada relacionado con el reloj. Recibimos nuestras medallas, que son hoy en día una representación de nuestra fuerza de voluntad, del sentido racional y nuestra voluntad para cuidar de nuestra salud más que nuestros Minions del ejercicio, que pueden ser a veces, si no siempre, más impulsivos que racionales.

“El ejercicio : una actividad específica que estimula una adaptación fisiológica positiva que sirve para mejorar la condición física y la salud, y no menoscaba el segundo en el proceso de mejora de la primera”*1

Teniendo esto en mente … caminar fue mucho más ejercicio que correr :)

*1 Guff, Doug Mc. “Body by Science” New York Mc Graw Hill 2009.

Copyright © Live Life Nutrition for The Soul, 2013. Todos los derechos reservados. Ninguna parte del desarrollo, contenido, o retroalimentación puede ser reproducida sin la aprobación escrita de Live Life Nutrition for the Soul

Ninguna parte del desarrollo, contenido, o retroalimentación publicado en esta pagina web puede ser reproducida sin la aprobación escrita de Live Life - Nutrition for the Soul.
Copyright © 2010 - 2016 Live Life Nutrition for The Soul.
Todos los derechos reservados
Categorías: Bienestar, Fitness, Viajes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *